miércoles, 17 de junio de 2015

Carrera Villalonga (Valencia) - III Pujada a la Llacuna (14-06-15)

 

Antes de la carrera... repaso a los Glober Troter

Tras casi 3 años de ausencia de todo glober-troter conocido, el pasado domingo 14 de junio, con motivo de la disputa de esta competición en Villalonga, supuso el regreso de uno de los nuestros a la competición master.
Fue precisamente Jesús A. Robles, el último en "colgar" la bicicleta (de competición) el primero en regresar, y decimos el primero, porque sabemos que todos están infectados con ese virus del que nunca se puede estar "a salvo".
Cabe destacar que otros "globers", aunque han dejado el ciclismo de carretera de lado a nivel competitivo, sí están dando guerra en otras disciplinas, como Alberto Quiles, todo un presidente de Raidermanía, que disputa raids de aventura a nivel nacional e incluso internacional, habiéndose rodeado de un gran equipo.
Y destacar por supuesto a Leandro Castillejos, el Negro, compitiendo con éxito en carreras de orientación en BTT en montaña, donde ya pelea con los grandes en el nacional, además de disfrutar ahora mismo de sus primeras convocatorias con la selección española nada menos.
El resto de compañeros no compiten hace tiempo, aunque algunos, como Jordi Román, mantienen un nivel muy alto, que le permitiría hacerlo en caso de tener el tiempo y motivación suficientes. Otros como Jofra (José Francisco) Pérez Pascual o Germán Llobell andan más alejados del asfalto por cuestiones personales, normalmente laborables, aunque siempre que pueden acumulan kilómetros a lo largo del año.
Por otro lado, nunca es tarde para que aparezcan nuevas promesas. Nombres como Alejandro Naharro o Roberto Carrasco empiezan acumular experiencia y subir nivel a medida que le cogen gusto a esto de la bicicleta.

La subida a la Llacuna 2015

El que no para es el pelotón master, del que casi todo el mundo está de acuerdo en afirmar que cada vez rueda más rápido. El deporte de resistencia está de moda, y en la zona de Levante dispone de un clima ideal para la práctica del ciclismo, por lo que se juntan todos los factores para que una cantidad inmensa de corredores se animen a competir en esta categoría.
En la carrera de la Llacuna se juntaron más de un centenar de corredores en la salida, 141 para ser exactos, con dos equipos peleando a priori por la victoria. Por un lado el impresionante Orquín que arrasa por todo el calendario nacional, y por otro lado el Gsport Ayora Turismo, un equipo siempre a tener en cuenta con corredores como Torrella o Gil. El Gandía-Renault en esta ocasión trajo un equipo "light" pues la mayoría de sus corredores acudieron a la cita del anterior sábado en Catral.
Por parte de los nuestros, como se ha dicho, Jesús A. Robles, corredor de podríamos decir el Galo-UC Ciclista ilicitana, que no presenta equipo como tal, sino que compite como corredor independiente del club ilicitano.
La carrera constaba de un circuito de unos 12 kilómetros, al que los corredores debían dar 5 vueltas, para afrontar la ascensión final a la Llacuna, un puerto de 4 km. al 9%, con rampas muy duras y pocos descansillos, la subida que decidiría la carrera, con una meta situada un par de kilómetros después.

Datos extraídos de Strava.com
 
Fuente: dandolotodo09.com
 

Un circuito marcado por el viento

El circuito, que no presentaba demasiadas dificultades, más allá de las típicas rotondas y una zona que picada hacia arriba, fue encarado por los corredores con muchas ganas, aunque pronto se vio que el viento iba a dificultar extremadamente las fugas, siendo una y otra vez abortadas.
En esta parte de la carrera el corredor Jesús A: Robles (Galo-UC Ilicitana) declaró sentirse "bastante cómodo, teniendo en cuenta que era una incógnita cómo iban a responder las piernas a tanto cambio de ritmo y a tanta velocidad, tras tanto tiempo sin competir".
No obstante una buena cantidad de corredores se cortaron del paquete, como es habitual, especialmente en el ecuador de la prueba.

Imagen obtenida de Facebook, cortesía de Sole Seser

La durísima subida final

Si en algo estaban de acuerdo todos los corredores al finalizar la prueba es en la dureza del puerto. Ya en las primeras rampas el casi centenar de corredores que componían el paquete se deshizo como un sobre de azúcar en el café, no valían las ruedas, no valían los rebufos, el puerto puso rápidamente a cada uno en su sitio.
Por delante un increíble José Manuel Moreno (Orquín) hizo una subida espectacular, que le valió para hacerse con una victoria clara. Por detrás de él llegaron en segunda posición el corredor Germán Mortes (Mortes Bikes) a 34 segundos, y el ciclista del Gandía-Renault Víctor Lluch, a 42, salvando éste la jornada para su equipo.
Los corredores del Gsport-Ayora Turismo no pudieron estar cerca del podium y acabaron séptimo y octavo con Torrella y Gil respectivamente, en torno al minuto y medio del vencedor.
Por su parte, el alicantino afincado en Elche Jesús A. Robles finalizó 82º en su retorno a la competición. El puerto se le hizo extremadamente duro, tal y como declaraba: "ya que de repente me di cuenta en las primeras rampas de que muscularmente ya me había dejado todo sin darme cuenta en el circuito. Así que afronté la subida a ritmo, como bien pude. Espero el próximo año llegar con más ritmo de competición y mejorar los tiempos".

 Video de la subida a la Llacuna. Podemos ver el paso de Jesús A. Robles aproximadamente en el minuto 2m45s.

Fantástica organización

Mención especial a la organización de la carrera, muy implicada en hacer bien las cosas, facilitando las inscripciones, gestionando perfectamente la seguridad y las indicaciones, y organizando una gran ceremonia de premios en la meta del alto, con avituallamiento líquido y sólido para los corredores.

Más información

- Clasificación general, en la página de la Federación Ciclista de la Comunidad Valenciana

- Página oficial de la prueba, del CC Lloberos

- Página de Facebook del CC Lloberos (con fotos y vídeos de la prueba)